A Ricardo, a su memoria.






© Oscar Portela

20 comentarios:

SIL dijo...

llMUY BUENO LO TUYO OSCAR,LAMENTO NO HABER PODIDO IR,PERO NO FALTARA OPORTUNIDAD...FELICITACIONES AMIGO...BESOS...UNICA...SIL

Anónimo dijo...

OSCAR PORTELA EN CARNE VIVA
POR LAURA TRIBBIA

En carne viva, una obra con más aire y poesía diáfana.





El reconocido autor correntino presentará su nuevo libro en Buenos Aires.La presentación tendrá lugar el lunes próximo, en el Café Literario de Josefina Arroyo.

Un nuevo trabajo de Oscar Portela está comenzado a ver la luz tímidamente. De aspecto tranquilo y con una mirada que mira fijamente a su interlocutor, el reconocido escritor habló de su nuevo libro.

Hoy se llama “En carne viva”, pero mañana quizá se me puede ocurrir cambiarle el titulo, comentó el poeta, quien con más de cuarenta años con las letras supo ver el mundo desde otra óptica.

El próximo 10 de diciembre presentará su nuevo libro de poemas en el Café Literario de la Ciudad de Buenos Aires, con la dirección de Josefina Arroyo. Además anunció que en el 2008 lo hará en esta ciudad.

El escritor afirma que esta obra está signada por un importante giro en su visión del mudo: “La desacralización del mundo en todos sus aspectos me llevó a cambiar un poco el tipo de poseía que venía haciendo, la gente que conoce mis poemas, quizás se sorprenda al leer este poemario”, afirmó.

Muchos me caracterizan como un escritor dramático, pesimista, yo creo que genero mucha controversia en las sociedad”, reconoció Portela. Habló de su obra, de aquellas cosas que fue observando para escribir.

“En esta época se está produciendo un fenómeno excepcional que toca a los íconos, del star- sistem, por el cual los modelos se convierten en estrellas de cine, sacándole el lugar a las actores profesionales, en este libro le escribí algunos poemas a esos modelos”, explicó sin adelantar más detalles.

VIEJO Y FEO

“Estoy viejo y feo”, se califica entre risas un hombre al que la vida le enseñó a escribir. Afirma que dice lo que piensa, en todo momento y en todo lugar, “eso hizo que en más de una ocasión me tomaran de loco”, comentó el poeta con una sonrisa en su rostro.

Al mismo tiempo se calificó como un hombre solitario y exigente. El escritor afirma que Corrientes es una ciudad que ha retrocedido mucho en los últimos años en todo lo que tiene que ver con la cultura. “Hay muchas cosas que hacer, se deben crear lugares donde los chicos puedan aprender diferentes artes, porque los jóvenes quieren aprender pero hay que reconocer que no existen espacios donde hacerlo”, admitió quien por muchos años tuvo la oportunidad de ser director de Cultura de la Provincia.

Sólo el tiempo puede proporcionar la perspectiva acerca de si una obra refleja o no “el espíritu de los tiempos”, afirma el poeta. Portela habla de este mundo en el que vivimos que nada tiene que con aquellos tiempos de su infancia en el campo de sus padres, donde los libros fueron su gran compañía. “Hoy los chicos están alienados en video-games de Internet, sin ver el mundo que los rodea y lo que es peor, sin verse a sí mismo”, indicó.

Con su hablar pausado como pensando las palabras para que tengan un orden perfecto, el escritor, que nació en una casita de campo en el centro de la provincia, habla del cambio en su escritura, y de como sin darse cuenta, los paisajes de su infancia se fueron impregnando en sus poesías.

“No le suelo escribir directamente a mi provincia, pero casi sin darme cuenta por debajo de los textos está siempre presente, nunca me había dado cuenta. Pero, hace no mucho, un escritor amigo me lo hizo notar”, admitió.

Anónimo dijo...

Oscar Portela en Buenos Aires:
Del ruido y el confeti al pensar

por Raúl Ripa


CAFE LITERARIO EN BUENOS AIRES

Escuchar, clave de la historia y la poesía

En una velada literaria en la Ciudad de Buenos Aires el poeta Oscar Portela ofreció el lunes pasado una serie de sus poemas. Aquí un comentario de un seguidor de la cultura correntina.

Por Raúl Ripa:
*/ El autor es político, periódista e investigador de las tradiciones autoctonas argentinas.




LECTURA DE POEMAS. Oscar Portela, Silvia Long-Ohni, Alejandro Drewes y Josefina Arroyo en el Café Literario Buenos Aires.



En la Plaza de Mayo, Mercedes Sosa, Gustavo Santaolalla, Alejandro Lerner y Patricia Sosa, cantaban Himno de mi corazón, con la presencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tras la jura del gabinete
nacional en el Salón Blanco. Buen momento para pensar en los tiempos que vienen, con sus desafíos y oportunidades. Ante el bullicio y en confeti
cabe a reflexión para discernir.

Oportuno entonces el encuentro realizado en el Café Afiches, con el
pensador y poeta correntino Oscar Portela como invitado especial. El panel que lo indagó sobre cuestiones esenciales, estuvo integrado por Silvia Long-Ohni,Alejandro Drewes y Josefina Arroyo, fundadora en 1971 de este primer Café Literario Buenos Aires.

La escritora Graciela Maturo resaltó el "lujo" de contar con la presencia
de Portela, uno de los que puede escuchar lo que otros no escuchan y
trabajar con la memoria. En presencia de Norma Pérez Martín, Haydée Longoni, Elida Manselli -esposa de Francisco Madariaga- y otros intelectuales, el meduloso análisis sobre el diálogo de la filosofía y la poesía en el tiempo presente capturó la atención, desde el mismo instante de la apertura del acto con su poema "Quién Soy".

Portela impregna su obra de conceptos luminosos porque absorbe y encarna aquello que sintoniza. Aunque sus vivencias no aparecen en forma directa, y "mordido por la naturaleza" se expresa con intermediación filosófica porque su sólida formación lo habilita. Da testimonio en la "intemperie sin fin", transitando la "errancia" de la partida sin regreso y sin puerto a la vista.

Sabe que entre el texto y el lector está la interpretación y cultiva la
pregunta en el silencio para engendrar la palabra y el diálogo.

Define al arte como una lucha con el poder para preservar la identidad de
la persona y sus alimentos terrenales. Su poesía, pronta a alumbrar un nuevo libro, como su música inédita, tiene la materia que soporta el tiempo, por eso es arte y del más encumbrado, insoslayable para quienes miran hacia lo alto, inspiración que auguramos para quienes asumieron el compromiso de gobernar nuestra Nación.

Anónimo dijo...

12/01/08 - 04:27 - OSCARIN


EL doble Merito de Oscar Portela
Norma Pérez Martín.

"La trayectoria de Oscar Portela tiene doble mérito. Como dice Madariaga, Corrientes le debe mucho a Portela "por su cultura en acción"; ya que el puede ser - por intermedio de América -, "poeta absoluto y absoluto hombre público ".


En efecto, su canto en acción y su acción como funcionario en la función pública no resultan incompatibles: complementan el ser y el existir de este creador singular.

Después de atravesar estremecedoras búsquedas a lo largo de sus libros, Portela pública a fines de 1990 "Golpe de Gracia "y luego otros. Poemario órfico: tras el descenso a los infiernos, el creador busca la salida trascendiendo.


Poesía hecha de pensamiento con carnadura existencial, sin confundir los planos, ni las riesgosas instancias poétíco-filosóficas. Mutaciones arrebatadas, combinaciones aprehendidas desde revelaciones ónticas, desde buceos abismales; su poesía es síntesis "de todos los resplandores".

Poemas dignos de la más alta expresión de la lírica contemporánea. O. P. asciende por el ": árbol de la locura" y sabe que la indagación "ultraja la razón".

La serie de nominativos candentes con los que introduce el primer poema acude como pórtico esencial. Y a partir de ésta página se ofrece al lector cómplice la médula de su arte poética. Poiesis anunciada anteriormente y que, ahora, se condensa.

No resulta casual la fractura de cada verso que obliga al intencional encabalgamiento tan implícito como explícito en el propio mensaje subyacente. La apelación a una segunda persona se enfatíza dramáticamente.

No es que se desplace el yo lírico, más bien se vitaliza, se reduplica, desde el aliento confesional imperante en el poemario. El paralelismo que estructuralmente ofrecen las proposiciones relativas, se diluyen a partir de la quiebra fónica que el autor establece como explícitos indicios de un estilo y un mensaje, confluyendo armónicamente.

Podríamos hablar de una semiótica de la fractura y el ascenso en conjunción perfecta. .... en la hermenéutica que el artista aborda, los símbolos asumen la ordenación del caos: palabras en sabia combustión.

La poesía es la vía del conocimiento profundo; lo supieron y lo saben los grandes creadores de la humanidad.

Ello queda demostrado, a pesar de los vaivenes que llagan al poeta. El deseo y la muerte iluminan, paradójicamente, el camino amargo y ascencional del poeta".

Anónimo dijo...

Oscar Portela apoya la dictadura militar argentina y la msacre de trelew sabían?

pongan portela pando en buscador y vean o pongan http://revistaliterariaazularte.blogspot.com/2008/03/oscar-portelacarta-abiert-los.html

Anónimo dijo...

Una caracterización de las nutrientes de la poética de Oscar Portela

Por Rolando Costa Picazo


Apremia decir que he leído con placer y emoción tu último libro.

Ante todo debo agradecerte que me lo hayas enviado, y muchísimo más, que me hayas dedicado un profundo, dolorido y quizás esperado poema.

Todo el poemario revela la segura y estremecida madurez de un gran poeta. Tu poesía posee gran hondura filosófica, a la que se le aúna una apasionada vena emotiva, lo que cumple con el riguroso reclamo de T.S. Eliot de sobreponerse a esa disociación de sensibilidad que en un momento de la historia literaria asestó un golpe terrible a la poesía al hacer que el poeta piense o sienta por momentos, pero no a la vez.

Me deleitan metáforas como “la clausura de la melancolía", “la solapada memoria", o “la frente del lenguaje"; apotegmas que resumen una verdad profunda, como:

“La muerte es dispersión / de los límites"; el fraseo preciso de “un pobre estar aquí".

Me he extasiado ante la escueta sencillez de poemas que horadan con su constante presencia: el olvido y la memoria, la muerte, la soledad, el dolor, la añoranza, el sorpresivo surgimiento del amor.

Es indudable la unidad del poemario en el sostenido canto, susurro o denuncia de la voz poética, pero asombrosa la variedad de matices y tonos: furia en “Odio", desgarramiento en “El Padre", confesión en “Resurrección’, aunque en realidad todo el libro constituye una autobiografía: patentes quedan tus predilecciones y temores, tu sufrimiento y tu gran lirismo, que vuelve a profundizar sus búsquedas en los poemas de “Claroscuro".

Rolando Costa Picazo: Traductor completo de Auden y otros poetas ingleses, crítico, poeta.
En lo que se a caracterizado como la zona muerta de la poesía de éste autor Argentino, ahonda el gran crítico y traductor Argentino Rolando Costa Picazo, definiendo las caracteristicas de esta poesía, que también ha sido catalogada como solitaria en las últimas décadas, comparandola con otras propuestas estéticas, llevadas a cabo en la Argentina.

Anónimo dijo...

Resulta evidente que este titulo En carne viva pertenece ya Miss manias y con todo derecho: su tarea en única y si todo le debemos algo debe de ser muy, muy rica: Oscar Portela

A ella le dedicaré una conferencia:

OSCAR PORTELA DISERTARÁ EN CARLOS PAZ CODOBA´Autor(a)
Oscar Portela
Fecha de Creación
03 may 2008
More details...
Date Edited
03 may 2008 06:59:44
Licencia
This work is in the public domain.
Dirección de Cultura y Educación

Municipal Villa Carlos Paz Invita:



“El filósofo y poeta OSCAR PORTELA en Villa Carlos Paz”

Dirección de Cultura y Educación

Municipal Villa Carlos Paz Invita:



“El filósofo y poeta OSCAR PORTELA en Villa Carlos Paz”

La Dirección de Cultura y Educación Municipal y La Magia de la Palabra tienen el agrado de invitar a Ud. Al acto organizado por este organismo, protagonizado por el conocido crítico de arte, pensador y poeta Don Oscar Portela, quien pronunciará en Villa Carlos Paz una magistral conferencia sobre el tema: “Paisaje y Poesía”.

La misma, tendrá lugar el día viernes 9 de mayo de 2008, a las 19:00 horas, en el salón Auditorio Municipal, Liniers 50.

El destacado poeta será presentado por el Mgter. Aldo Parfeniuk, y el encuentro será coordinado por la escritora local señora Nelly Antokoletz, con la presencia de la Directora de Cultura Amapola Campanini.

Anónimo dijo...

Leyendo “Claroscuro” de Oscar Portela

Por José Geraldo Neres

“O sangue baixava pelo morro e os anjos a procuravam, mas os cálices eram de vento e ao fim enchia os sapatos”.
Federico García LORCA

Toda a noite combati com um anjo - na sombra de um exército estéril - Poucas lágrimas, poucas palavras.

Nos olhos uma dança coral com secretos demonios, a fragilidade humana era um canto de sangue caindo fora do tempo.
As horas; entulhos do tempo rodeado de serpentes. Na caverna de uma música perdida - minha boca se encontrava com as notas cortadas de toda a poesia andaluza - Corpos de pele exaltada nos misterios que torturam o vento. São olhos labios que presidem os espelhos, que vivem nas águas do silêncio.

Nas portas do pátio de sua alma - com golpes de ira - dançaremos com Cronos. A boca guiará seus passos; ao naufrágio. Boca de preces e bênçãos, e na minha cintura o fogo dos deuses exilados. ¡Oh senhor, e em mim só cresce o deserto à que me condenaste!

Sou o corpo do menino que desafía o sol e entra no escuro bosque com as ardidas naves do verbo proferido pelo desejo do outro que fui. Sou o vôo dos anjos sem palavras, e que ágora cantam a canção do esvaziamento. Na pálida dança (o único vigía, a última testemunha do inferno) a mão a guiar esta sombra que a morte não presencia. As aves vão migrar noutro coração e as flores são as aves que agora me abandonam; são os crucifixos dos meus olhos. Passo de dança que não atinge o presente! Serei eu; um espectro? ¿Ou a grande voz do deserto que cresce? Toda a noite combati um anjo em meu cavalo branco.

¡Meu coração de menino matou o cavalo com o qual atravessava os sonhos! ¿Não era este meu lar?

José Geraldo Neres

Anónimo dijo...

Las fuentes filosóficas de la poética
de Oscar Portela

Por Joaquín Meabe


1. Introducción

En 1998 la editorial de la UNNE publicó La Memoria de Laquesis y Fresas Salvajes de Oscar Portela que es uno de los pocos poetas filósofos de nuestra literatura. Este compromiso editorial con uno de los principales poetas locales no parece haber sido percibido en nuestra propia universidad y todo eso relativiza el esfuerzo editorial que no debería pasarse por alto. Por nuestra parte nos parece que vale la pena detenerse, sobre todo en la primera parte de esa obra, de la que vamos a ocupamos en este informe, que estimamos de fundamental importancia en orden a las ideas que subyacen a sus textos.

2. Antecedentes

La obra de Oscar Portela es bastante extensa y la sección final del libro que analizamos ofrece una variedad de opiniones que permite al lector forjarse un panorama de su producción y de la valoración del conjunto de sus trabajos.

Además de la poesía Portela ha ejercido el periodismo y la crítica literaria. Ha dirigido revistas y editoriales y también ha estado a cargo de suplementos culturales en nuestros medios de comunicación. Ha sido asimismo Presidente de la filial local de la Sociedad Argentina de Escritores y ha representado a Comentes y a la Argentina en diferentes foros locales y extranjeros. Parte de obra ha sido traducida y difundida en el extranjero, figurando en diversas antologías de poesía americana.

La preocupación por la filosofía es una constante en su obra y es ese aspecto el aquí nos interesa examinar en relación con la perspectiva que informa el horizonte de los conflictos irresueltos y el drama de la incertidumbre y la desazón de nuestras adscripciones y prejuicios dominantes.

3. En torno a La Memoria de Laquesis

Los poemas de La Memoria de Laquesis muestran un fenomenal agregado de asuntos y de ideas que no es común en nuestra literatura y que, además, suele ser esquiva a la modalidad puramente estética de la literatura occidental del siglo XX.

La idea de que el discurso literario es sobre todo su forma y esta no es más la peculiaridad con la que se expresa su estilo es una modalidad en la que se confunde la autosuficiencia con la exterioridad y donde el contenido se considera algo accesorio. No vamos a discutir aquí ese punto que hace la crítica literaria y una modalidad particular de su formulación teórica. Se trata de algo importante, sin duda, pero del todo secundario cuando lo que interesan - como ocurre en este trabajo - son las ideas que un autor expresa y la forma peculiar de la visión del mundo que ofrece y la de los conflictos irresueltos que desagrega.

En esa última dirección La Memoria de Laquesis es un registro fragmentario, pero con una fenomenal riqueza de detalles en los que se descompone la crucial problemática del pensar, del sentir y del creer que condicionan nuestras actuales e inciertas expectativas.

No vamos a entrar aquí es cuestiones relativas a la crítica literaria, porque nuestra aproximación se limita tomar en cuenta los registros de la problemática filosófica en el terreno mas restringido de la filosofía práctica y de la ética y las contribuciones que la obra de Portela introduce en orden a la problemática y la reformulación de las ideas que informa nuestra actual perspectiva del saber, del sentir y del creer que condicionan nuestros actuales desempeños marcan la impronta de nuestras eventuales expectativas.

Por cierto, en ese terreno La Memoria de Laquesis es notable por la crudeza con la que desmantela el horizonte en el que edificamos nuestra actual disposición en aquellos tres ámbitos. De ordinario nuestra literatura del siglo XX en Occidente ha sido poco inclinada a las ideas y a los problemas y el sesgo del conjunto de su producción tiene como rasgo predominante a la forma y como anexo o accesorio a las ideas.

Pareciera que estas deberían refugiarse en el ensayo y en el discurso de la ciencia y de la erudición. Ese discurso neutro es del todo isomorfo con la ideología iluminsta que aun cree que ese programa debe completarse como ha sostenido un escritor germano que es sobre todo un profesor erudito y que hoy se lo toma por filósofo.

Tamaña confusión es equivalente a la aquellos que han copia las formas o los tópicos de Hölderlin, Blake o Franz Kafka y que estiman que con ello se accede a ese nivel problemático que resulta inescindible del discurso de aquellos textos cuyas formas resultan inseparables de sus contenidos materiales.

Del mismo modo, esa es la línea de esta obra de Portela y no es poca virtud en una época que desproblematiza todo y que formaliza todo en el horizonte de la razón secular, empírica y profana. ¿Donde queda entonces el saber? Dice Portela que se escribe para callar y agrega que es para acallar / las puras voces, las visiones que el silencio /pone en el corazón a la hora en que culmina / los trabajos del día. Por cierto, continua, se escribe para templar /a la locura, sus ásperos sonidos, la violencia / que precede a la zozobra donde toda escritura / naufraga ahora y para siempre. Allí donde está el pánico de la razón y donde vela en nosotros / Oh nada, el duro desasosiego de la voluntad. ¿De que modo se puede ir más allá de ese límite? *

Más allá del límite está la dispersión de los límites dice Portela: Solo los límites dicen lo que es. Poco acustimbrados a escuchar el testimonio del más duro registro de la realidad esto parece solo un conjunto de palabras y como tal la crítica habitual de nuestra cultura iluminísta solo retiene el compás de los sonidos y se conforma con ese resultado que la poesía de Portela rechaza desde el inicio.

Se siente entonces lo que se espera y agrega Portela no esperar ya, he aquí la felicidad de un corazón /invadido por la no espera en el ilimitado espacio / del juego del mundo que es nuestro destino. Da crudeza se toma aquí como negación como en las desoladas imágenes espectrales de Van Gogh que oscurecen el espacio con sus iluminaciones negativas. Este es en realidad un paisaje del alma que nos inclinamos hoy a considerar como un mero resultado fisicoquímico del cerebro y que parece carecer de la impronta de aquella superioridad que nos ha permitido sentir y gozar la incertidumbre y sublimar el dolor.

¿Que queda entonces por decir o creer?

Este es el límite de La Memoria de Laquesis. No tiene porque ofrecemos un programa ni una respuesta. Esa no ha sido nunca la función más intensa de la poesía como se percibe aun en Homero o Esquilo. Pero tampoco es función de la poesía la de entretener o agradar al oyente o al lector interesado en canalizar sus desahogo en la intimidad de la lectura o en el éxtasis colectivo de sus teatralizaciones escénicas.

En el restringido ámbito de la filosofía práctica la obra es un intenso y prolongado debate con el substrato de nuestros valores y de nuestras incertidumbres; y por eso mismo merece una decidida atención de parte de todos aquellos que merodean en tomo a las cuestiones que nos involucran con la reflexión y la crítica de los deberes y el registro de sus posibilidades en la ejecuciones o interiorizaciónes de sus normas.

Frente a la ingenuidad iluminísta que aspira a completar el programa instrumental de la razón positiva con su neutralidad académica propia hoy de los llena papeles universitarios que multiplican un discurso vació de problemas y neutro a los conflictos, estos textos de Pórtela nos hablan desde lo más profundo de nuestras inconsecuencias y nuestros dilemas.

¿Puede perdísele algo más? La respuesta de este y de los otros
interrogantes anteriores excede ya este trabajo.

4. Conclusiones

El trabajo filosófico suele ser ingrato y los es más en una época como la nuestra que ha sustituido el saber filosófico por la erudición, con la que se confunde hoy la filosofía universitaria. Por eso hace falta este tipo de obra que expresa los conflictos y dilemas de la vida con independencia de toda cursilería académica como la que impera en Occidente desde la época del neokantismo de fines del siglo XIX.

Desde ya que no hemos hecho más que una aproximación que demanda un futuro debate el estándar actual de la cultura se niega multiplicando las excusas. Todo esto no es nuevo y la propia historia de la filosofía occidental es un formidable espejo para medir la intensidad de esta Memoria de Laquesis, pero que vale para la ya gran cantidad de textos de Portela.

5. Bibliografía

Portela, O. 1998: La Memoria de Laquesis - Fresas Salvajes.
Corrientes, Editorial Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste, 1998.

Anónimo dijo...

Oscar Portela – En Claroscuro

Por Ricardo Peró Job (*)

A poesia de Oscar Portela traz o eterno questionamento dos pensadores sobre a razão de ser de nossas vidas e nossas dúvidas sobre o que ocorre após a nosso desaparecimiento. A través de metáforas e em estilo elegante, faz poesia com conteúdo incisivo, indo ao fundo de nossas almas, trazendo á tona nossos sentimentos mais secretos, medos, dores e paixões. Alucidez e a paixão se mezclam em seus poemas, numa harmonia quase inimaginável, deixando marcas profundas em seus leitores.

Com talento e criatividade, Oscar Portela vai da luz ás trevas, do brilho da paixão à escuridãom da morte e, de forma poético-filosófica, questiona aos deuses e a própria razão de nossas existência. Sua obra traz o eterno duelo entre o viver e o morrer, criando um verdadeiro torvelinho de emoções em seus leitores. Claroescuro situa o autor entre os poucos privilegiados com o dom da verdadeira poesia.

(*) : Jornalista e escritor

Catedrático de Literatura de la Universidad Riograndense, Brasil

Anónimo dijo...

LOS PIES
donde todo comienza
un poema de Oscar Portela

Veo ascender núbil empeine
Como el monte del Kaukaión
Desde los finos dedos coronados
De nácares y las ajorcas en los tobillos
De tus pies Oh Apolo. Humano al fin
Con las frigias sandalias ceñidas
A las ondulaciones de las suaves plantas
Con que pisas esta grávida tierra.

Oh tú, aéreo,
Alado como el pájaro que sube por tus ebúrneas
Piernas talladas no en el mármol de Fidias
Sino en ébano puro. Oh Dios
De la belleza y la armonía.

Clava tu flecha en mí.
Entrégame en herida el corazón mortal
Que sangra y besa tus pies perfectos
Cual frutos bendecidos por rocíos de un alba
Más clara que el deseo.

Eros pende desde
Auroras primeras sobre tu corazón
De acero. Y se hace duende en tus alados
Pies perfectos como urnas que ocultan
Las simientes de todo.

Acá comienza el todo.

En los arcos que al vértigo trasmiten
Los latidos del corazón que escucha.

Los llamados que invocan. Las grafías de
Las manos que hablan.

Aquí comienza
El beso que se deshace como amapola
Entre tus blancos muslos y se levanta
Luego y cae nuevamente en las azules
Fuentes donde el mirlo parlotea sin pausas.

Nada más bello que los pies más
Etéreos. Y nada más desnudo en cuerpo
Humano, transido de la nostalgia de lo eterno.

Atrio los pies. Asustadas palomas.
Flores de nieve. Mueves los dedos. Cantas.

No hay cintura perfecta sin pies alados.

¿Hay lo sabéis vosotros? Las manos son racimos
Que coronan el reinado donde todo se posa.

Y el cuello aéreo y la sacra cabeza
Con mirtos coronada. Beso tus pies ahora. El duende
Me trasmite las pulsaciones de un daimón
Que duerme y despierta en la danza.

Es éste el ritual.

No hay amores sin danza. No existe Eros sin los pies
Del Dios que danza y los cuerpos
Que renacen de sus propias cenizas
Y acá el conocimiento de todo ser comienza.

En el dedo meñique y su aro de bronce.

Canto a tus aires. Al laúd de tu cuerpo hermoso
Como la renacida aurora.

Tú reinas para siempre
Sobre todo lo umbrío. Triunfa tu luz. Tu cuerpo triunfa.
Y en la magnolia de tu sexo luces la eternidad del mundo.

Anónimo dijo...

OSCAR PORTELA
Un poeta atribulado

Entrevista de Mariela Mioni

Autosilenciado en su tierra natal, este escritor correntino es más leído en Internet y en el exterior que aquí. Fue invitado por el Municipio de Carlos Paz para dictar una conferencia sobre poesía y filosofía.

Previo a su viaje hizo una excepción en su mutismo para referirse una vez más a la realidad cotidiana de esta provincia y de la Argentina. UNA VEZ MAS. Oscar Portela se prepara para dictar una conferencia sobre su poesía y la filosofía en Carlos Paz.

No es nuevo escuchar que Oscar Portela se llamó a silencio. De hecho, en los últimos años, él mismo aclaró que se lo ha silenciado, que no existen en Corrientes espacios de libertad política y calidad intelectual a través de los cuales se le permita expresarse.

Es así que una vez más se encierra en sí mismo y escribe. "Siento que en los últimos meses he escrito más de cinco libros", es lo primero que cuenta durante una entrevista en exclusiva.

Para él encerrarse en sus reflexiones y en su escritura es tal vez una forma de descifrar el mundo, entenderlo a través de su propia lógica, que muchas veces no es la de la gran mayoría de sus comprovincianos, y por supuesto no puede evitar preocuparse, hacerse mala sangre por la cotidianeidad correntina y argentina.

Su gran contacto con el mundo es Internet, esta herramienta es la que le permite relacionarse con colegas de otras latitudes y longitudes del mundo, y sobre todo le abre las puertas para que su obra pueda ser conocida, leída, analizada y hasta criticada.

Oscar Portela debe ser uno de los pocos poetas locales cuyos trabajos, no sólo poéticos sino también periodísticos y ensayísticos, son leídos e interpretados con mayor ahínco fuera de su tierra natal.

Fue así, a través de publicaciones virtuales que resultó invitado a dictar una conferencia en la ciudad de Carlos Paz (Córdoba) el próximo viernes 9 de mayo en el salón auditorio del Municipio de dicha villa turística.

DE TITERES Y BUFONES

Días antes de su disertación aceptó suspender esa circunspección autoimpuesta para reflexionar sobre la realidad cotidiana que permanentemente lo preocupa, le quita el sueño. Y por supuesto sus expresiones fueron contundentes. No conoce otra forma. Con él todo es "tómalo o déjalo, yo opino esto".

Es así que arrancó indignado por la "corte de bufones que han tomado el poder y están ejerciendo una enorme venganza, en la que impera la vacuidad, la trivialidad; lo vemos a nivel nacional y en lo local también.

Este es un gran país africano y Corrientes es un suburbio más, las provincias son sólo potreros, son la imagen de la tragedia que estamos viviendo en la que el gobierno que tenemos es sólo la búsqueda de un poder que no es poder, pero creen que poseen el poder de hacer lo que quieran, y, para peor, con una sociedad de mercaderes en medio de un gran teatro de títeres que entran y salen de escena".

Y tomar conciencia de esta realidad es lo que despierta en él una enorme desazón, "porque me remito permanentemente a mis escritos publicados hace más de cinco años, y veo que aquello que advertía, hoy se cumple, son demasiados años de lucha, señalando de alguna forma lo que pasaría. Me atribulan sobremanera, en particular porque siento que estoy entrando en el ocaso de mi vida y nada cambia, la situación empeora".

"Tal vez esté ciego y no veo la realidad que ven otros", expone con ironía para señalar la proliferación de nuevas generaciones que se dedica a las letras, a la plástica, "y pareciera que son unos genios, recién empiezan y son perfectos, son brillantes. ¿En qué mundo estamos si los medios dicen que un chico que recién empieza a escribir es prácticamente una eminencia?"

"¿O tal vez los paradigmas han cambiado tanto que ya no cuentan para esta sociedad el esfuerzo, el tesón, el estudio constante, el afán obsesivo y neurótico de la perfección?".

VOLVER A LA ERA DE LOS MONOS

El pasado -según Oscar Portela- no ha dejado de transcurrir, y no cesa de renovarse a sí mismo desde su origen, "se metamorfosea constantemente y romper con esto, tal como está ocurriendo con los nuevos "genios", es volver al homínido, a los monos".

Sus palabras tal vez suenen apocalípticas pero sólo se justifican por tratarse de su mirada de la realidad, y para él -en su visión de poeta y ciudadano del mundo- la sociedad en su conjunto "está viviendo el más terrible de los eclipses,después de 200 años de hiperracionalismo ahora reina el caos.

Me preocupa que la Argentina, en este colapso, siga prescindiendo de sus grandes pensadores y artistas, estamos inmersos en una tragedia en constante divorcio entre la praxis, la urgencia, el análisis crítico y la especulación, al punto tal que la inteligencia ha sido declarada prescindible".

Dolido, preocupado por una realidad que por momentos lo supera, Portela se refugia en su escritura; es en la poética donde encuentra el sosiego que lleva a la calma aparente, que le permite expresarse y romper con el mutismo público al que se sumerge cada tanto, para volver sobre la realidad que le duele.

Diario El Libertador: gentileza de su entrevistadora Mariela Mioni

Anónimo dijo...

¿ Continuas Normiña? Resultas grandiosa...., tanta fé, tanto empeño y tanto milagro. Si, pues lo que haces son milagros. Que alguien lea un poema hoy - digo un poema y tu lo sabes -, son los milagros que hacen que los alimentos terrenales ( Gide) vuelban a crecer en esta tierra.

te quiere y admira Oscar Portela

Anónimo dijo...

EPIFANIA DE EVAN WADLE

poema de Oscar Portela

Epifania és: aura medida que o sol
desenha sobre o poema a salvo
do imundo: o ouro vivo respira
por teus poros e a carne que vibra
berço de um anjo na graciosa cintura
que baixa até teu ventre aonde moram
daimons que abrem tuas estreitas nádegas
arremessadas pelas marés do desejo
da paixão e treme o músculo
que se faz rodocrosita entre as pernas
com que sustentas o templo de teu corpo
aonde se faz luz o mundo e rí
a eternidade entre as formas do deus
que enamorado do mortal concorda
em estar junto ao frágil sem destruir seu alento

Assim te fazes meu e eu te pertenço
no orgasmo com que o amor perece
e volta a eternidade a gravar o mundo
do nascimento: epifania és daquilo
que puxa em mim para retornar ao círculo
e para dar forma à entrega despojado
de tudo e consagrado ao elogio
de teu sexo

versión de Vera Luz Laporta

Para la grandiosa Normiña envío de su amigo Oscar Portela

Anónimo dijo...

--------------------------------------------------------------------------------

LEVY POULTER
poema de OSCAR PORTELA

Solo tu Levi, solo el fugaz relámpago
De la lujosa pedrería de tu cuerpo
Hace caer la muerte de rodillas
Ante el goce que estalla en el relámpago
De los códices que alumbran los rubíes
Con los cuales te hicieron para que
La Eternidad caiga rendida ante tus piernas.
Selva tú y números con los cuales
Se mueven las esferas: verte y saber
Que la veneración es poco y sentir que
Que las estrellas me poseen y que el vértigo
De la pasión me devuelve a las albas
Del primer espasmo de gozo por el cual sabemos
Que oscilamos entre la eternidad y el tiempo.
Y que somos algo más que la nesecidad
De procrear la especie: música de las esferas
Somos y sobre todo Levi Poulter que entre mis brazos
O yo entre los metales de la perfección que luces,
Muero y renazco una y otra vez, más allá de las tumbas
Cuando el liquido que crea y mata surge de mi como la lluvia
Para el elogio y el cántico de las mareas del placer
Y el vuelo con el cual hago el amor contigo
Y sueño que nada está perdido todavía
Cuando el mito del vellocino vuelve y la creación
Entre tus brazos se repite en el beso mortal
Con que sellamos un pacto entre los sueños
De las lunas y las arduas vigilias de los soles.

Anónimo dijo...

UN ADIÓS PARA LA GENIAL INDA LEDESMA por OSCAR PORTELA


Nada por aquí. Nada por allá. Murió Inda Ledesma. ¿Y quien era preguntarán los más jóvenes?

Y los que acostumbrados al “rating”, los que reverencian el éxito de avatar, los que todo lo saben acerca de los nuevos directores de cine que para presentarse ostentan “tarjetas” en las cuales se dice…..Inda fue de todos los personajes del gran arte cinematográfico que conocí la mas importe – junto a Maria Rosa Gallo – de las actrices-directoras del teatro argentino, y una de las actrices excepcionales de la escena múltiple – que merece morir en el desconocimiento de sus connacionales- en un tiempo de indigencia, en la que nada tiene importancia como no ser los comerciales del “reality-show”, mientras actrices de oros países, gozaron y gozan, hasta la ancianidad, de honores y hasta de tributos protagónicos, mientras a Inda jamás el periodismo amarillo la invitó, ( tiene La palabra) … para que explique cual era el legado que deja hoy a una nación, pobre en ejemplos de excelencia, en todos los ámbitos de la vida social.

Basta con recordar los nombres con los que se codeó en el escenario: Shakespeare, Moliere, Miller, Euripides, Williams, Chejov, O´Neill, Brecht, su amado Pirandello, y tantos otros….

A su lado China Zorrilla resulta una figura de circulación, mientras Inda vivió y vive solo en las escenas de un espectáculo: yo llevó en la memoria la aparición suya, deslumbrante, en un filme raro como “Flop” de Eduardo Mignona (estoy convencido de que en nuestro país solo ella era capaz de hacerlo), como el de crear un personaje caro al mejor Fellini, y llevaré en mi memoria su puesta de “Lisistrata” en el Teatro “San Martín”, pero lloraré no haberla visto en su “ Medea” de Euripides, y en su “MacBeth” del Cisne de Avon.

Inda podía hacer lo que quisiese pero era fundamentalmente una trágica.

Productora y directora dejó a la televisión argentina una de las experiencias más estremecedores de lo que debe ser una Tv. formadora de Cultura: su dirección del “Israfel” de Abelardo Castillo, con una de las más perfectas actuaciones de Alcón a lo largo de su extraordinaria carrera.

No se reunirán multitudes para despedirla: los que la conocieron y trabajaron con ella callarán lo que fue y el periodismo estará ocupado en la vida de Ricardo Rokefort: esa es la argentina de la “Demokracia” que muchos alaban: Sea la Eternidad para Inda Ledesma, ejemplo de conducta humana, de genio y disciplina como actriz: esas virtudes que faltan en este triste país que hoy vivimos: ¿que ya vendrán tiempos mejores? Jean Moreau la comprendería, solo que Inda no filmo en los países en los que trabajó la enorme actriz francesa, que alguna vez seguramente se reunirá con su par argentina.INDA LEDESMA era un volcan de talento.No la velaran " oficialmente": no era un "mito popular" y no dá reditos políticos.

Así los pueblos olvidan a sus verdaderos maestros.

Anónimo dijo...

OSCAR PORTELA en la Memoria
por ANA EMILIA LAHITTE

Queridísimo, no podés tener idea aproximada de la alegría que me dió el artículo de Abel Posse en "La Gaceta".

Te consta que desde un comienzo, cuando eras sólo un adolescente insoportablemente genial y desvelado, tuve la alegría de contarle a tu madre lo que estaba segura que tendría que ocurrir con su hijo escritor y de su ya excepcional, memorable Poesía.

También tenemos recuerdos sin duda intacto, de cuanto nos regalaste con la deslumbrante invitación abierta para vivir tu Corrientes natal, nuestro Corrientes (y en ésto va el indestructible abrazo con nuestro Madariaga).

Todo cuanto Posse ahonda y certifica desde su alto juicio actual, ha sido vivido por mí, no en lejanía, sino en distancia no buscada, por esa lealtad natural de nuestra extraña relación interior, que no en vano abarca las décadas transcurridas....

Por eso, ahora me limito a abrazarte así, esperándote siempre.

Por lo mismo, te pido que si te es posible todavía, me dés la inmensa alegría de llegarte hasta La Plata, tal cómo yo desearía hacerlo regresando a aquellas playas doradas de Paso de la Patria: Un inmenso abrazo. Ana Emilia Lahitte

La Plata ( Buenos Aires )

oscar portela dijo...

BURBUJAS DE DESEOS
de OSCAR PORTELA

(Homenaje al sitio Burbujas del Deseo)


Deseos sobre todo, deseos que abren la flor del loto
Del poema al alma de las pálidas lunas. Burbujas bajo de luz
De Estrellas en carnes de magnolias y noches
Abiertas al infinito espacio de la albura. Burbujas
Llevadas por los sueños del Deseo, pués que de sueños
Y no otra cosa fuimos hechos y en este laberinto
Custodiando por leones de la viril pirámide de palacios
De sueños en los que nos refugiamos huyendo
De la feroz incuria del desierto, solo somos Burbujas
De Deseos y no otra cosa. Y toda Eternidad
Constituye el reflejo de rayos reflejados en la carne
Del cuerpo de un Deseo que nos religa con el amor
Que huye. No más, no más. Y luego de haber sentido
Los cósmicos espacios sobre la carne núbil y los néctares
De los amados cuerpos del deseo que nos llaman a luz
Oh Burbujas, Oh elementos, Oh relámpagos,
Entregarse por siempre el destino fulmínio de las
Sagradas Burbujas del Deseo.

1/*- A María del Carmen Suárez
mí hermana en la cruz de una Burbuja de Deseos.

oscar portela dijo...

LA CARRERA
poema de OSCAR PORTELA

En mitad de la noche mi corazón se ahoga.
Y el indómito potro cae vencido por la ardiente
carrera que conduce hacia el alba. La muerte lo sorprende.

Y hay temblor en sus músculos cuando abre sus ojos a la oscura
tiniebla de los sueños. La razón apacigua la angustia de esperar
y consagrar la ostia que es misterio al olvido de duelos y doloras.

La sincopa se aleja.Y nuevamente entrega el noble músculo
al círculo vicioso de la noche para continuar remando
hacia un círculo incierto. ¿Adonde vamos Dios mío, adonde vamos?

La soledad en mitad de la noche aúlla como un lobo: es certeza
y es duda, es fría fuente, y es infierno esta ardiente carrera.

El polvo de los sueños que atraviesa la sístole se borra poco a poco.

¡Ah desbocado corazón, potro indomable sigue esperando pues
por la luz de aqueste amanecer aún remoto!

oscar portela dijo...

LA CARRERA
poema de OSCAR PORTELA

En mitad de la noche mi corazón se ahoga.
Y el indómito potro cae vencido por la ardiente
carrera que conduce hacia el alba. La muerte lo sorprende.

Y hay temblor en sus músculos cuando abre sus ojos a la oscura
tiniebla de los sueños. La razón apacigua la angustia de esperar
y consagrar la ostia que es misterio al olvido de duelos y doloras.

La sincopa se aleja.Y nuevamente entrega el noble músculo
al círculo vicioso de la noche para continuar remando
hacia un círculo incierto. ¿Adonde vamos Dios mío, adonde vamos?

La soledad en mitad de la noche aúlla como un lobo: es certeza
y es duda, es fría fuente, y es infierno esta ardiente carrera.

El polvo de los sueños que atraviesa la sístole se borra poco a poco.

¡Ah desbocado corazón, potro indomable sigue esperando pues
por la luz de aqueste amanecer aún remoto!

Acerca del autor

Acerca del autor

Biobibliografía

Infancia de pueblo (Loreto) entre inmensos y salvajes esteros , llanurales, lagunares de aguas dulces y calmas, allí donde se escribió la historia de la Corrientes histórica. Juventud afiebrada de los años sesenta en la Ciudad Capital de la Provincia. Desde los diez y ocho años, crítico de cine del Diario El Litoral. A los veintiún años Director y Fundador de la Revista Literaria "Signos" y luego ya Director del Suplemento Literario del Diario Época. En 1977 publica su primer libro considerado como un libro de madurez: "Senderos en el Bosque" (Torres Agüero Editor ) . Su formación estrictamente autododidacta, se nutre tanto de las grandes corrientes del pensamiento especulativo Occidental como Oriental, como de las estéticas de todos los tiempos. Aunque se lo consideró surrealista, esotérico, barróco, neo-romántico, haciendo una evaluación de su extensa obra poética y ensayística, habría que decir, con Horacio Armani, que su experiencia ha sido y es una experiencia solitaria, dentro del panorama de la poesía argentina de la últimas décadas. Según Abel Posse su voz alcanza las cimas de Lugones y del Neruda de "Las Alturas del Machu Pichu". Ha sido traducido al Francés, Inglés, Alemán, Portugués, Italiano, Indhi, Guaraní, Catalán y Gallego, e integra numerosas Antologías de Poesía editadas dentro y fuera del país.